No creo en la suerte. Ni en la buena, ni en la mala. No creo que si un negocio de hostelería está lleno signifique que es porque tienen buena suerte, ni que otro que esté vacío sea por mala suerte. No creo que a un restaurante le den una estrella Michelín por suerte (y no […]